04-05-2018

Nuestra cadena en detalle: el vínculo con las explotaciones lecheras

El sector de la carne de ternera existe de forma profesional desde principios de los años sesenta del siglo anterior y tiene su origen en las explotaciones lecheras.


Después de la Segunda Guerra Mundial, Europa no quería volver a pasar hambre; la política agrícola europea se encaminó a la economía de escala. Hasta entonces, los campesinos poseían a menudo granjas mixtas, en las que producían de todo un poco. Tenían algunas vacas, algunos cerdos y cultivaban varios cereales y un huerto. Sin embargo, en el mundo de la alimentación, se estaba desarrollando un intensivo proceso de ampliación. Con el crecimiento de la población en la posguerra, las necesidades alimentarias crecieron de forma notable. Los ganaderos aumentaron el tamaño de sus explotaciones y se especializaron, las fábricas de productos lácteos y de quesos se ampliaron y la demanda del consumidor se incrementó. 

Donde hay vacas, también hay terneros. Efectivamente, una vaca solo da leche si ha estado preñada. Una parte de los terneros que nacen son utilizados por el ganadero para sustituir y ampliar su ganado lechero; los demás son transportados a las ganaderías de terneros cuando han alcanzado como mínimo los 14 días de vida. Estos son principalmente los animales machos. En las ganaderías, los terneros se crían en alojamientos en grupo que tienen en cuenta el bienestar animal. Así pues, el nacimiento de terneros está intrínsecamente relacionado con el consumo de leche, mantequilla y queso. 



  • This site uses cookies
  • Hide this notification