El sector de los terneros tiene un lugar en la agricultura circular

A principios de septiembre, Carola Schouten, ministra de Agricultura, Naturaleza y Calidad Alimentaria de los Países Bajos, publicó su visión sobre la agricultura del futuro. En la visión sobre el futuro «Agricultura, naturaleza y alimentación: valiosas y vinculadas», la ministra afirma que la agricultura en los Países Bajos debe cambiar a otro sistema de producción de alimentos: la agricultura circular. Se trata de un sistema agrícola en el que no se desecha nada y donde los residuos se aprovechan al máximo. El sector neerlandés de los terneros encaja a la perfección dentro de esta visión.


El sector de la carne de ternera en los Países Bajos se inició en los años sesenta del siglo pasado. La creciente demanda de productos lácteos trajo también consigo un enorme incremento del número de vacas lecheras en los Países Bajos. Una vaca debe tener un ternero cada año para poder dar leche. Pronto hubo un excedente de terneros que no eran aptos para la sustitución del rebaño lechero (toros y novillas sobrantes). En este periodo se inició la cría de estos terneros que no eran aptos para la producción lechera con el fin de producir carne de ternera. En la actualidad, el sector de terneros ha crecido hasta alcanzar importancia mundial. Se trata de un sector en el que trabajan más de 10 000 personas y ya solo la producción de carne de ternera tiene un valor de al menos 2100 millones de euros a nivel de consumidor.

Uno de los operadores más importantes en este sector es el VanDrie Group. Esta empresa familiar neerlandesa es líder del mercado a nivel mundial. Henny Swinkels (Director de Asuntos Corporativos) afirma que pensar desde una perspectiva circular y utilizar flujos de residuos es algo intrínseco en la política del VanDrie Group. «En el VanDrie Group valorizamos los residuos y los subproductos procedentes de otros sectores de diversas maneras. Compramos a granjas lecheras terneros que no son aptos para reemplazar el ganado lechero. Procesamos suero de leche (un subproducto de la industria del queso) para convertirlo en alimento para terneros. Utilizamos productos residuales del tratamiento de cereales y semillas oleaginosas para los piensos». 

El VanDrie Group también está comprometido con el aprovechamiento total del ternero. Ninguna parte de un ternero se considera desecho. Aprovechar todo es un compromiso de nuestra política. 

En palabras de Henny Swinkels: «Procesamos el estiércol de nuestros terneros y aprovechamos las pieles de ternera para la industria del cuero. Para nuestros mataderos, el aprovechamiento máximo significa que se utilizan todas las partes del ternero, es decir, la carne, los órganos, el estiércol, la sangre, la piel y demás subproductos. Al margen de estos productos, poco queda para utilizar, y lo que sobra va a un destructor para convertirlo en energía verde. Además, seguimos expandiendo de forma constante nuestros mercados de venta de manera que todos los productos lleguen al lugar que les corresponde».

Aunque el VanDrie Group ha incorporado así la cadena circular cerrada en su política, la empresa no permanece parada. Según el Director de Asuntos Corporativos, el VanDrie Group seguirá apostando por la optimización y la innovación. «Nos sentimos responsables de nuestro entorno y del medio ambiente. Somos conscientes de que nuestra producción tiene un impacto en el medio ambiente en los Países Bajos y en otros países, y esto es algo que queremos reducir. Así, por ejemplo, estudiamos la composición de nuestros piensos, pero también cómo es su digestión por parte de los terneros. Haciendo esto de la forma más equilibrada posible, podemos reducir las emisiones de forma muy inteligente». 



  • This site uses cookies
  • Hide this notification